El trabajo de Rolando López pretende ser un dispositivo que bajo la mirada del oprimido, genere preguntas pertinentes en torno a lo que representa la modernidad y el capitalismo. Está interesado en las relaciones que se producen entre el campo económico y el de la cultura y particularmente en las estrategias socioculturales que se han gestado a lo largo de la historia para el desarrollo de lo que llamamos arte. Trabaja principalmente con materiales tóxicos, residuos de procesos industriales.